RELATOS DE SUSAN Y MURPHY

written by Susan Aquetzali

¿Que pasaría si una joven promesa del quidditch se enamora del comentarista mas guapo y simpático que a conocido jamas?, y que también resulta ser un su mejor amigo y su mayor admirador. En estos relatos, contaré mi propia perspectiva de como creo que seria la relación entre Murphy Mcnully y Susan Aquetzali (mi personaje en Hogwarts Mystery), desde el comienzo de su amistad hasta llegar a su relación de noviazgo, cabe resaltar que el amor de ellos fue a primera vista, pero la decisión de estar juntos como pareja no llego tan pronto como todos lo creerían.

Last Updated

05/10/22

Chapters

5

Reads

256

A LA MEDIA NOCHE TE VEO

Chapter 2

–En el Gran Comedor–


Ya era hora de la comida en Hogwarts, todos los estudiantes entraban felices al comedor para degustar los alimentos preparados por los elfos domésticos en las cocinas, cada alumno tomaba asiento en las mesas del comedor; Se podían apreciar muchos murmullos y pláticas de diversos temas al igual que el sonido de los cubiertos. Todos parecían disfrutar de lo que hacían en ese momento, todos excepto una persona; Una niña sola de cabellera larga y negra sentada sola en la mesa de Ravenclaw, el nombre de la niña era Susan Aquetzali, la nueva cazadora de Ravenclaw, aparentemente estaba esperando a alguien, pero ese alguien aun no llegaba, mientras esperaba jugaba con la comida y miraba distraída a sus amigas charlando alegremente en la mesa de Hufflepuff (Rowan y Penny).


Ese día como los otros días había quedado de comer con su más reciente amigo el guapo y simpático comentarista de quidditch Murphy Mcnully. El se ofreció para enseñarle estrategia de quidditch y después de una fuerte primera impresión a palabras del chico rubio, Susan y Murphy se habían vuelto amigos y se frecuentaban en la comida para jugar Ajedrez Mágico mientras comían. Pero por alguna razón su coach de quidditch no llegaba y la hora de la comida se estaba agotando.


Susan supuso que algo le impidió llegar a tiempo a la comida, así que envolvió unos cuantos bocadillos en una servilleta y tomó un frasco de jugo para guardarlos en su mochila, salió del gran comedor en dirección a su clase de Transformaciones en donde sabia que encontraría a Murphy, pues compartían esa clase.


–En el pasillo al salón de Transformaciones–


Cuando Susan estaba caminando en dirección al salón de transformaciones pudo ver una escena que le hizo saltar de furia.


Era Merula Snyde molestando a su amigo Ben Cooper, Ben era un chico asustadizo y no muy valiente a comparación del resto de Gryffindors, por eso a Merula le fascinaba molestarlo y hacerlo sufrir con algún embrujo o maleficio, esta vez no era la excepción.


Susan: ¡¡¡Ben al suelo!!! - gritó Susan mientras empuñaba su varita y le arrojaba un hechizo a Merula.


Ben se tiró de inmediato al suelo. Merula recibió el hechizo directamente y rebotó en el piso. Susan corrió al lado de Ben para ver que estuviera bien.


Susan: ¡¿Te encuentras bien Ben?! - le dijo ayudándolo a ponerse de pie.


Ben: S... S... Si - respondió Ben con voz temblorosa y cara llena de pánico.


Sin previo aviso Merula lanzó un contraataque a Susan y al igual que la Slytherin Susan salió volando del lado de Ben.


¡¡¡CRASH!!! sintió que algo la freno en plena caída.


Susan abrió los ojos lentamente para ver lo que la había detenido, vaya vergüenza sintió la cazadora al darse cuenta que había terminado en las piernas de Murphy mientras Él tenía sus manos aferradas a las ruedas de su silla para evitar que retrocedieran mas.


Murphy: ¿Te encuentras bien Susan? - le dijo el chico rubio con voz apacible e inspeccionando su alrededor para ver el panorama completo.


Susan: Sss... Si - tartamudeo la cazadora levantándose rápidamente de su coach y haciendo una reverencia en señal de disculpa - lo siento Murphy - dijo mientras se daba la vuelta y caminaba decidida hacia Merula.


Susan estaba a punto de contraatacar cuando escuchó una voz estridente y severa.


Mcgonagall: ¡¡¡Jóvenes que está sucediendo!!! - dijo con mirada severa e imponiendo respeto - Señorita Aquetzali, ¿puede decirme lo que está pasando? - la miró sin darle lugar a Susan para mentir.


Ben: Fff... ffue... Merula profesora Mcgonagall - dijo Ben casi en un susurro con cara de espanto.


Merula: ¡¡¡Cállate Cooper!!!- le gritó la chica de mirada fría y calculadora.


Mcgonagall: ¡Silencio Señorita Snyde! - la hizo callar la profesora - explíquese mejor Sr. Cooper - se dirigió a Ben.


Ben: Merula me estaba molestando por ser hijo de padres muggles, me llamó sangre sucia - dijo Ben con lágrimas en los ojos y escudándose detrás de Susan.


Murphy se había acercado a Susan para escuchar mejor todo el embrollo que tenía frente a Él.


Merula: ¡Es mentira profesora Mcgonagall! - alzó la voz Merula - además Aquetzali me atacó sin previo aviso - le dirigió una mirada retadora a Susan.


Susan: ¡Sí!, te ataque porque estabas molestando a Ben - se defendió la pelinegra cerrando sus puños.


Mcgonagall: ¡Aquetzali! No importa si lo hiciste por defender a tu compañero, no debiste atacar a Snyde, cincuenta puntos serán restados de Ravenclaw por tu completa falta de prudencia.


Merula se burló de ella y de Ben mientras oía el regaño de Mcgonagall.


Mcgonagall: En cuanto a usted Señorita Snyde, - volteó a ver a Merula severamente - también le restaré cincuenta puntos a Slytherin por molestar al Sr. Cooper y le informaré al profesor Snape sobre su comportamiento inadecuado. - Merula observó a la profesora con rencor en los ojos - ahora jóvenes diríjanse a sus salones el espectáculo terminó - hizo una señal con las manos para que el grupito de alumnos que se había formado se disolviera.


Todos los alumnos se dirigieron a sus salones; Susan, Murphy y Ben entraron en el salón de Transformaciones.


–En el Salón de Transformaciones–


En el salón de Transformaciones Susan tomó lugar en los últimos asientos del salón, pues quería evitar la mirada severa que Mcgonagall le dirigiría durante toda la clase, dejó caer su mochila en el asiento vacío a su lado, cuando sintió una mano que tocaba su hombro.


Murphy: ¿Me puedo sentar contigo? pequeña cazadora - preguntó Murphy señalando el asiento vacío al lado de Susan.


Susan: Si - contestó la cazadora todavía apenada por lo que había acontecido fuera del salón - Murphy disculpa por lo de hace rato - le dijo mientras quitaba su mochila y se recorria en el asiento para dejar espació para que su coach se sentara.


Murphy: No te preocupes Susan, es bueno saber que puede ayudarte - le dijo con una sonrisa en su rostro mientras se trasladaba de su silla de ruedas al asiento junto a Ella - es más hay un 99,9% de que me haya gustado ser tu salvador el día de hoy. - Le dedico una mirada pizpireta y divertida.


Susan se sonrojo un poco. La clase comenzó y ambos chicos dirigieron su vista a la profesora Mcgonagall.


La clase transcurrió entre repasos y ejemplos que Mcgonagall hacía para los alumnos, también hizo que Susan pasará a demostrar algunos hechizos, Murphy seguía con la vista todo lo que la chica hacía y Ella se sonrojaba levemente al ver a Murphy.


Cuando finalizó la clase todos se retiraron, Susan y Murphy fueron los últimos en salir, pues Murphy tenía que volverse a trasladar a su silla de ruedas y eso le costaba más trabajo con todos los estudiantes caminando por los pasillos entre las bancas.


–Camino a Pociones–


Al salir del salón Ambos fueron interceptados por Ben, quien le agradeció a Susan por defenderlo y lamentó el hecho de que su amiga perdiera puntos por su culpa. Cuando Ben se fue Murphy tuvo la oportunidad de hablar con Susan finalmente.


Murphy: Pequeña cazadora disculpa por no llegar a nuestra sesión de ajedrez a la hora de la comida, - se disculpó el rubio mientras rodaba su silla de ruedas al ritmo que Ella caminaba - pero Orión me entretuvo hablando de sus nuevas estrategias para el partido siguiente - le explico a Susan mientras doblaban para bajar las escaleras a las mazmorras


Susan: No te preocupes Merph, - apodo dado por Susan a su coach - supuse que algo así debió pasar - le dijo mientras dejaba bajar primero a Murphy usando su característico hechizo de levitación - tampoco vi a Orión en la comida, así que no fue difícil adivinar en donde estabas.


Le decía mientras se detenían frente a la puerta de Pociones, pues aún tenían unos minutos antes de empezar la clase.


Susan: Es cierto - exclamó buscando algo en su mochila - debes tener hambre Merph - le extendió su mano con los bocadillos envueltos en la servilleta, sacando el jugo también de la mochila - gracias por evitar que cayera de lleno en el suelo - lo miró a los ojos mientras Él sacaba un bocadillo de la servilleta - y disculpa una vez más por haber caído encima de ti. - exclamó avergonzada por ese hecho.


Murphy: Ya te dije que no hay cuidado, es un placer poder ayudar a la rompe maldiciones de Hogwarts a derrotar a los malos - le dijo con alegría en la voz y comiendo otro bocadillo - ah... gracias por los bocadillos y el jugo, pensé que tendría que aguantar el hambre hasta la cena.


Susan: De nada. Pero no iba dejar morir de hambre a mi coach - dijo Susan mientras le daba una sonrisa a Murphy - aunque sí extrañé tenerte en la comida - dijo Susan de repente.


Murphy casi se atraganta al oír eso, tomó un largo trago de jugo y pudo volver a hablar.


Susan: ¿Estás bien Merph? - le pregunto mirando un tono rojo en las mejillas de su coach.


Murphy: Sí, creo que comí muy rápido ese último bocadillo - se excuso - y que hay del ajedrez mágico ¿lo extrañaste? - intentó cambiar de tema.


Susan: Claro que si lo extrañe - afirmó Ella - sabes que me gusta tanto como a ti, aunque no soy tan buena como Tú - expresó con la mirada perdida.


Murphy: Bueno podemos jugar ajedrez al terminar nuestro horario escolar si gustas - comentó Murphy esperando que la respuesta fuera afirmativa.


Susan: Por supuesto que acepto, en donde jugaremos, en el Gran Comedor ¿durante la cena? o ¿en la sala común? - preguntó Susan entusiasmada.


Murphy: ¿Qué te parece si dejamos que el día decida? - dijo Murphy dándose cuenta que sonaba igual que Orión.


Susan pareció notarlo también y comenzó a reír, pero no duró mucho cuando escucharon una voz molesta...


Merula: ¡¡¡Aquetzali!!! - grito Merula apuntando su varita en dirección de Susan y exclamando - DESMAIUS - una luz salió de la punta de la varita de la bruja.


Instintivamente Murphy jaló a Susan de la cintura hacia su regazo y la protegió del hechizo que Merula había lanzado. El hechizo les pasó zumbando e impactando contra un pilar de piedra cerca de la puerta de pociones.


Susan levantó la cara buscando los ojos de Murphy para saber si estaba bien.


Susan: ¡Murphy! ¿te encuentras bien?, ¿te golpeo alguna piedra? - por los pequeños proyectiles que habían salido disparados de la columna de piedra - ¡¿En qué rayos estás pensando Merula?! pudiste haber lastimado a Murphy. - le dijo con furia en los ojos y la voz, revisando las manos y brazos de Murphy.


Susan le dijo todo esto a la chica Slytherin sin darse cuenta que aun seguía en el regazo de Murphy y que Él aun la sujetaba con fuerza de su cintura.


Aparece Snape...


Snape: ¡Snyde! ¿Qué es todo esto?, no le da vergüenza haber perdido puntos para Slytherin - le dijo Snape con voz severa y fría - y todavía tiene el descaro de volver a perder más puntos... - dijo cortante.


Merula: ¿Más puntos profesor? - exclamó sorprendida - pero solo la profesora Mcgonagall me ha quitado puntos - trato de justificarse.


Snape: Correcto y otros cincuenta puntos que yo le estoy quitando por haber dañado propiedad de la escuela - le dijo mientras miraba despectivamente a Susan que aún seguía en las piernas de Murphy - entre al salón de inmediato Snyde - le gritó a Merula - y ustedes - giró la cabeza en dirección de Susan y Murphy - tienen pensado quedarse ahí como estatuas o prefieren que les quite puntos por actos inadecuados - los miró furioso.


Acto seguido Susan reaccionó y se levantó tan rápido como pudo de las piernas de Murphy, mientras Él se rascaba la nuca con una mano, Susan sabía que eso lo hacía Murphy cuando estaba nervioso o ansioso. Entraron al salón de pociones y tomaron sus asientos.


–En el Salón de Pociones–


Rowan: ¿Que fue todo el escándalo afuera del salón? - preguntó curiosamente a su mejor amiga Susan.


Susan: Te cuento en la habitación - susurro Ella para que Snape no las regañara - pero te diré que Merula está involucrada.


Snape les indicó la página de la poción que debían preparar, todos los alumnos al instante se pusieron a trabajar. Susan observó a Murphy al otro lado del salón, vio cómo se concentraba en su labor y con qué gracia agregaba sus ingredientes a la mezcla, Susan se perdió tanto observando al chico rubio que solo salió de sus pensamientos para terminar su poción.


Susan: ¡Listo, la he terminado! - exclamó para sí misma


Rowan: Me sorprende que la hayas podido terminar perfectamente con el grado de distracción que tienes el día de hoy - le dijo Rowan a Susan con un templecito de orgullo en la voz.


Susan: Obvio Rowan, orgullo Ravenclaw - dijo Susan con una sonrisa fanfarrona, al darse cuenta que a Merula no le había salido la poción.


El profesor Snape revisó la poción de Susan y le dio su visto bueno, pero siempre observándola con desprecio.


Susan y Rowan platicaban en susurros mientras Snape revisaba a los demás alumnos, cuando Snape con voz fuerte y profunda llamó a Susan...


Snape: AQUETZALI, ayude al Sr. Mcnully a terminar su poción - a Snape le agradaba Murphy, aunque lo demostraba de una forma un tanto peculiar- Mcnully solo por esta ocasión se lo permitiré, la próxima vez deberá arreglarlo por su cuenta.


Murphy: Si Profesor Snape, Gracias - dijo el rubio algo avergonzado, pero agradecido porque sin su varita cerca no podría terminar su poción.


Varios chicos de Slytherin sabían que Murphy era de alguna manera el favorito de Snape a pesar de ser de Ravenclaw (Murphy era muy bueno en pociones), lo cual hacía que le tuvieran celos y que lo molestaran a menudo en clase de pociones, por ejemplo, escondiendo sus cosas o como en esta ocasión que colocaron su varita en la parte más alta del estante de ingredientes.


Susan: ¿Qué pasó esta vez Merph? - le susurró Susan en el oído mientras ponía su mano sobre la de su coach.


Murphy: Me puedes pasar mi varita, por favor - dijo en susurro incomodo mientras apuntaba en dirección al estante - que lío, sabia que había un 70,7% de que me hicieran esto cuando deje mi varita en la mesa - explicó a Susan mientras Ella le pasaba su varita.


Susan: Bueno Merph, si quieres que les de una pequeña lección, solo debes decirme y con gusto ajustaré cuentas con quien sea necesario - le dijo Susan procurando que Snape no la oyera pero con la intención de que los chicos que molestaban a Murphy la escucharan.


Murphy esbozo una sonrisa, sabía que Susan lo decía en serio, pues ya era conocida como una gran duelista para su edad y que había derrotado incluso al gran Bill Weasley de cuarto año en un duelo.


Murphy: Gracias Susan, pero no será necesario - dijo rodando de vuelta a su lugar.


Susan se sentó a su lado en silencio para que Snape no la regañara y estuvo con Murphy hasta que terminó su poción, cuidando que nadie más lo molestara.


Al finalizar la clase de pociones ambos amigos se despidieron pues tenían clases diferentes, pero antes acordaron verse en la sala común después de la cena para jugar una partida de ajedrez.


–En el Gran Comedor–


Las últimas clases de Susan pasaron rápido, cuando menos se dio cuenta estaba de vuelta en el gran comedor cenando, pero esta vez estaba con sus amigos Rowan, Tulip, Penny, Bill, Ben y Charlie.


Susan les contaba lo que aconteció con Merula y Ben, como había perdido otra vez puntos de Ravenclaw, lo que seguramente le traería un reporte y regaño por parte del profesor Flitwick y de su prefecto.


Susan: Pero no me arrepiento de haber defendido a Ben de Merula, aunque me costara puntos de la casa - expresó Susan orgullosa de sí misma.


Bill: ¿Estás segura que eres Ravenclaw y no Gryffindor? Susan - dijo Bill sorprendido por la forma en la que Susan narraba la historia.


Charlie: Es cierto, Susan suena más como una Gryffindor - secundó el segundo Weasley.


Tulip: Claro que es Ravenclaw - afirmó la chica pelirroja - su gran inteligencia es la que hizo que nuestro querido Ben no acabara en la enfermería otra vez - dijo mientras abrazaba a Ben que estaba ansioso para variar.


A todo esto Susan no prestaba atención a lo que sus amigos decían, su atención estaba puesta en el chico rubio que se encontraba al final de la mesa de Ravenclaw; Murphy estaba platicando con Orión mientras cenaban, pudo sentir la mirada de Susan y la voltio a ver, le esbozó una sonrisa mientras la saluda, Susan le devolvió la sonrisa y el saludo mientras recordaba lo bien que se sintió cuando estuvo en el regazo de Murphy, aunque no haya sido intencional.


Sus amigos siguieron platicando sin que Ella prestara atención a lo que decían, solo esperaba el momento para jugar con Murphy ajedrez mágico.


Susan sintió que algo se frotaba contra su pierna, se asomó bajo la mesa y vio a su gato Kirara que había llegado para cenar.


Susan: Kirara gato vago por fin llegas a cenar - le dijo mientras le daba un pedazo de carne de su plato, Kirara ronroneaba plácidamente mientras comía la carne - ¿donde has estado eh?.


Penny: Parece que Kirara ha hecho un nuevo amigo Susan - dijo la única rubia de Hufflepuff presente en ese momento - lo he visto en el patio de las águilas jugando con un Kneazle - explicó a Susan cuando la vio confundida.


Tulip: Sí, Dennis y yo lo hemos visto con ese Kneazle - Dennis el sapo de Tulip - Dennis incluso se siente triste de que Kirara ya no juega con él como antes. - Le dirigió una mirada molesta al gato de Susan.


Susan: Vaya vaya Kirara te has ganado la furia de Dennis - le dijo a su gato mientras lo acariciaba - la próxima vez no olvides invitar a Dennis a jugar con ustedes. - El gato ronroneo.


Después de un largo silencio mientras comían, se les unió Tonks con muchas preguntas para Susan, pero la más importante fue...


Tonks: ¡¿Cómo que te vieron sentada en las piernas de Murphy Mcnully?! - dijo casi gritando, pero al ser la hora de la cena, había mucho ruido y solo los amigos de Susan oyeron lo que Tonks dijo. - Susan no creí que fueras tan atrevida - le dijo pícaramente.


Todos: ¡¿Por qué omitiste esa parte Susan?! - dijeron todos al unísono y con miradas de no te vas hasta que respondas.


Susan se tomó un tiempo antes de contestar, anotó algo en un papelito y se lo entregó a Kirara, este lo tomó y como si supiera lo que Susan quería se fue en alguna dirección por debajo de la mesa.


Susan: No se los dije porque no era algo relevante para la historia - argumentó Susan.


Tonks: ¿Como que no es importante? - cuestiono la chica de pelo rosa a Susan - que no ves que eso podría indicar algo.


Susan: ¿Algo? - dijo Susan arqueando una ceja - a que te refieres con algo Tonks - solo termine en esa situación por que la primera vez Merula me aventó con un hechizo y la segunda fue porque Murphy me protegió nuevamente de Merula. - Susan se cayó de inmediato sabiendo que sus amigos no la dejarían en paz hasta que les diera más contexto.


Entre tanto Kirara había llegado a su destino, su destino era el comentarista de quidditch que se encontraba todavía cenando con Orión


Kirara se frotó en la pierna de Murphy, pero Murphy no sentía nada de su cadera hacia abajo así que no se dio cuenta de Kirara hasta que este salto bufando a sus piernas.


Murphy: ¡Hey! - exclamo sorprendido - ¿de donde saliste amiguito? - dijo acariciando a Kirara - ¿acaso es tu gato Orión? le preguntó a su amigo.


Orión: No amigo, yo no tengo gato, seguro es de algún estudiante de Ravenclaw - le dijo mientras señalaba el collar de Kirara que era azul con bronce.


Murphy inspeccionó el collar y vio el nombre del gato escrito en la plaquita 'Kirara'.


Murphy: Que bonito nombre tienes amiguito, seguro tu dueño tiene buen gusto - Murphy se percató del papelito que llevaba Kirara.


Murphy tomó el papelito y lo leyó, fue cuando supo que el gato era de Susan, el papelito decía:


"Mis amigos no me van a dejar en paz hasta que les cuente nuestra pequeña aventura en Transformaciones y Pociones, nos vemos a medianoche en la sala común de Ravenclaw.


PD: No olvides el ajedrez mágico."


Murphy suspiró y guardó la notita en la bolsa de su pantalón, le dio un pedazo de carne a Kirara y siguió conversando con Orión. Kirara se quedó tranquilo junto a Murphy hasta que regresó a la sala común.


Susan también volvió a la sala común con sus amigas Rowan y Tulip, después de haberse despedido de sus demás amigos; Rowan y Tulip atormentaban a su amiga con preguntas y escenarios de lo que podría estar pasando entre Susan y Murphy; Susan solo quería darse un baño y esperar a que fuera la medianoche para reunirse con su coach.


–En la Habitación de las Chicas–


Por fin Rowan y Tulip se habían dormido y Susan podía tener un poco de paz y tranquilidad para preparar unas cosas para su encuentro fortuito con Murphy.


Preparó una frazada, unas cuantas golosinas (ranas de chocolate, esas no pueden faltar), y también se puso sus pantuflas de Águila de Ravenclaw, cuando ya faltaban 5 minutos para la media noche, salió en silencio y Ella subió a la sala común.


–En la Sala Común–


Susan llegó primero a la sala común, así que se sentó en uno de los sofás, se tapó con la frazada y comió una golosina mientras esperaba a Murphy. No pasó mucho tiempo cuando vio que Murphy levitaba por las escaleras también con el pijama puesto en compañía de Kirara y de un Kneazle.


Susan: Así que ese es tu nuevo amigo Kirara - le dijo a su gato mientras se ponía de pie y se acercaba a Murphy.


Murphy: Susan te presento Kneil mi Kneazle - le dijo el rubio con una sonrisa y señalando a su mascota.


Susan: Encantada de conocerte Kneil, que gusto que seas amigo de Kirara - Kneil se frotó en la pierna de Susan, Ella se inclinó y lo acarició, - Bienvenidos Merph y Kneil - les dijo con una sonrisa radiante.


Murphy: Gracias Susan, te ves muy linda con tu pijama de Ravenclaw - le dijo Él ligeramente sonrojado.


Susan: Gracias Merph - se sonrojo Ella también -¿en donde te gustaría que nos acomodáramos para jugar ajedrez? - le preguntó mientras señalaba a la sala común vacía.


Murphy: ¿Te parece bien cerca de la estatua de Rowena? - le dijo señalando el lugar.


Susan: Si claro, traeré la frazada y los dulces que traje - Susan fue al sofá donde estaba sentada y recogió sus cosas para reunirse con Murphy.


Susan extendió su frazada en el suelo y colocó el ajedrez que Murphy le dio, en ese momento vio como Murphy comenzaba a tomar una de sus piernas y la bajaba de su reposapiés, haciendo lo mismo con la otra y maniobrando para descender de su silla hasta el suelo, Susan no supo si ofrecer su ayuda o esperar a que el se la pidiera, Ella no quería incomodarlo ni que Él pensara que Ella lo subestimaba, Susan realmente lo admiraba y apreciaba, tanto que nunca le había preguntado sobre su discapacidad. Ni que pensarlo, Ella vio las grandes cualidades que tenía Murphy.


Él no pidió ayuda y Ella no intentó hacer nada que lo pudiera molestar o incomodar, Susan acomodó las piezas de ajedrez mientras Murphy se terminaba de acomodar en el suelo. Kirara y Kneil se acurrucaron al lado de sus dueños y comenzaron a dormir.


Susan: Le agradas a Kirara, - giro su cabeza para ver al comentarista -  envié a Kirara para que te diera la nota esperando a que volviera pero decidió quedarse contigo hasta ahora - sonrió a Murphy; le ofreció una rana de chocolate.


Murphy: Estoy seguro que tu también le agradas a Kneil y apuesto que se quedó conmigo - señaló a Kirara - porque Kneil estaba ahí para jugar - le regresó la sonrisa a Susan. - ¿Cómo te fue con tus amigas y el interrogatorio que te hicieron? - preguntó curiosamente.


Susan: Suspiro - ¡¡¡Uff!!!, no dejaban de preguntar cada detalle que se les ocurría, ni de analizar cada escenario posible, fue difícil hacer que se durmieran para poder venir a jugar ajedrez - rió aliviada.


Murphy: Suenas como una mamá enviando a dormir a sus hijas - río Murphy también.


Empezaron a jugar, en esta ocasión Murphy dejó que Susan hiciera el primer movimiento, de inmediato el juego se puso reñido, pero el resultado al final fue el mismo.


Murphy: ¡jaque Mate! - grito Murphy sintiendo una mano en su boca.


Susan le había puesto su mano para hacerlo callar.


Susan: Silencio Merph, o harás que nos descubran y nos castiguen, por estar tan noche en la sala común. - Apartó su mano de su boca.


Murphy: La emoción no la pude contener - rió en un susurro - me alegra que por fin podamos tener un momento para estar los dos - la miro a los ojos - toda la tarde esperé este momento Susan - le dijo a Ella - Eres la primera amiga real que tengo ¿sabes? - expresó con ojos dulces y tiernos.


Susan: ¿La primera amiga? - pregunto sorprendida - pero ¿Orión y Skye? también son tus amigos - le dijo a su coach


Murphy: Si lo son, pero a diferencia de ti, ellos vieron primero mi silla de ruedas y después a mi - una mirada triste atravesó los ojos azules de Murphy mientras miraba su silla detrás de Él - no me malinterpretes, ahora somo grandes amigos pero a diferencia de Ellos tu me viste primero a mi y no te has comportado como la mayoría de gente cuando me conocen, es decir no me tratas como a alguien que requiere ayuda en todo momento - le dijo Murphy con una gran sonrisa en su rostro.


Susan se sintió feliz de lo mucho que Ella significaba para Murphy, se acercó a Él y le dio un beso en la mejilla.


Murphy: ¡¿Y eso porque fue?! - le pregunto sorprendido pero queriendo que Susan le diera otro beso.


Susan: Porque tu tampoco me juzgaste a mi por mi apellido o por mi relación con las bóvedas malditas - sonrió a Murphy viéndolo a los ojos - eres el único que me llama rompe maldiciones sin alevosía y maldad en su voz, por eso fue ese beso - le dio otro beso en la otra mejilla - y este fue porque se que sabrás guarda un secreto.


Murphy la vio intrigado por el secreto de Susan, Ella empezó a contarle sobre su hermano Jacob, como lo expulsaron y la última vez que lo vio, esa vez Él le había dicho a Susan que volvería pronto y la acompañaría a comprar su primera varita a ollivander, cuando Susan se lo estaba contando, Murphy percibió como la voz de Susan se quebraba y comenzaban a rodar lágrimas por sus mejillas.


Murphy hizo a un lado el ajedrez y se movió lo más cerca que pudo de Ella, le pasó su brazo por detrás de su espalda y la arrimo hacia su pecho para abrazarla y consolarla en ese momento. No le gustaba ver a Susan de ese modo, triste y melancólica, la abrazo fuerte como protegiéndola de todo lo malo que pudiera pasar; Susan se acomodo en el pecho de Murphy y sintió una gran calidez que salía de Él.


Sin darse cuenta los dos se quedaron dormidos abrazados en la sala común.


Al otro día la primera en despertar fue Susan y se sorprendió al darse cuenta en dónde y con quien estaba, lo último que recordaba es que lloró frente a Murphy y Él la había consolado, pero... estaban sentados recargados en la estatua de Rowena... ¿cómo es que se acostaron en el suelo?.


Murphy parecía estar en un sueño profundo tan profundo que estaba roncando suavemente, Kneil y Kirara estaban a su lado.


Susan: Merph despierta, tenemos que ir a nuestras habitaciones antes de que alguien nos vea - lo movió suavemente - despierta dormilón o nos meteremos en problemas - Susan lo movió con más fuerza.


Murphy: Buenos días Susan - se despertó de golpe el chico rubio - Susan ¡¿cómo entraste a la habitación de los niños?! - exclamó sorprendido - o ¡¿cómo llegué yo a la habitación de las niñas?! - dijo atónito.


Susan: ¡Shhh! baja la voz Merph, mira bien no estamos en ninguna de las habitaciones, estamos en la sala común - señaló con su mano a su alrededor.


Murphy hizo un intento por levantarse, pero dormir en el suelo no era muy cómodo que digamos, Susan lo tomó de su cintura y su espalda ayudandolo a sentarse esperando que no se molertara por tomar la iniciativa, Él se sonrojo al sentir las manos de Susan pero agradecio que Ella tomara la iniciativa.


Murphy: Gracias, creo que dormir en el suelo no es lo ideal para alguien como yo - rasco su nuca en señal de ansiedad.


Susan: De nada Merph, la verdad dormir en el suelo no es ideal para nadie - dijo Ella sobando su espalda - gracias por escucharme ayer Merph, fue muy reconfortante. - Se puso de pie y arrimó su silla de ruedas más cerca de El.


Murphy: De nada Susan, sabes que cuentas conmigo para lo que sea - le dijo mientras juntaba sus piernas cerca de su pecho con su mano derecha y apoyaba la otra mano en su silla, para poder subirse a ella.


Cuando Murphy se terminó de acomodar en su silla, Susan se acercó a Él y le dio un beso más en la mejilla, Murphy se sonrojo pero la tomó de las manos y se las besó.


Susan recogió la frazada y el ajedrez que le entregó a Murphy, después ambos se despidieron y se fueron a sus habitaciones sabiendo que ese momento lo atesorarían por mucho tiempo.

Hogwarts is Here © 2022
HogwartsIsHere.com was made for fans, by fans, and is not endorsed or supported directly or indirectly with Warner Bros. Entertainment, JK Rowling, Wizarding World Digital, or any of the official Harry Potter trademark/right holders.
Powered by minerva-b