RELATOS DE SUSAN Y MURPHY

written by Susan Aquetzali

¿Que pasaría si una joven promesa del quidditch se enamora del comentarista mas guapo y simpático que a conocido jamas?, y que también resulta ser un su mejor amigo y su mayor admirador. En estos relatos, contaré mi propia perspectiva de como creo que seria la relación entre Murphy Mcnully y Susan Aquetzali (mi personaje en Hogwarts Mystery), desde el comienzo de su amistad hasta llegar a su relación de noviazgo, cabe resaltar que el amor de ellos fue a primera vista, pero la decisión de estar juntos como pareja no llego tan pronto como todos lo creerían.

Last Updated

05/10/22

Chapters

5

Reads

256

UNA VISITA INESPERADA

Chapter 1

Después de un segundo intento fallido por entrar a la bóveda de hielo, la pequeña Susan Aquetzali decidió tomarse un descanso y esperar a que sus amigos Rowan, Bill y Ben se recuperaran de su mala experiencia con el hielo maldito.


Su amiga Penny Haywood la había invitado a ver un partido de quidditch el fin de semana, a la cual Susan accedió, pues al sentirse abrumada por su constante fracaso en la bóveda pensó que esto le podría dar una perspectiva fresca y nueva.


El día del partido de quidditch, Susan se encontró con Penny en el Gran Comedor para desayunar juntas e ir al directo al juego.


--En el Gran Comedor--


Cuando Susan entró en el Gran Comedor Penny ya la estaba esperando junto a un chico que Ella nunca había visto.


Penny: Buenos días Susan, ¿como esta el día de hoy? - dijo la rubia sonriendo a su amiga, que en ese momento se sentaba frente a Ella.


Susan: Buenos días Penny, me encuentro bien dentro de lo que cabe, - expresó con cansancio en la voz - pero estoy ansiosa por ver mi primer partido de quidditch - dijo felizmente.


Penny: ¡Que bueno que mencionas quidditch - exclamó satisfactoriamente - te presento al chico de la cara pintada - señaló al chico castaño sentada junto a Ella.


Pinta Face:  ¡Que gusto conocer finalmente a la Rompemaldiciones de Hogwarts! - gritó tomando la mano de Susan y la agitó efusivamente.


Susan: ¿Rompemaldiciones? - preguntó confundida y retirando su mano del chico castaño - ¿así me llaman los estudiantes? - dijo mirando escrutadoramente al rededor.


Pinta Face: Aún no, pero me encargaré de difundirlo por todo el colegio rompemaldiciones - dijo con una gran sonrisa en el rostro.


Susan solo se limitó a observar el entusiasmo del chico de la cara pintada, dirigiéndole una cara de interrogación a Penny.


Penny: Ya que este será tu primer juego, decidí presentarte a chico de la cara pintada, para que Él te prepare en tu primer partido, - Explicó la rubia a Susan - Él te hará unas preguntas para ver que tanto sabes de quidditch - Penny rebozaba de jubilo .


Susan: Y... ¿sueles hacerle este mismo interrogatorio a los novatos en quidditch? - Susan preguntó sarcásticamente.


Pinta Face: ¡Claro! - exclamó el niño - es mi examen no patentado de quidditch - dijo orgullo de si mismo.


Penny: ¡Vamos Susan, anímate! - alentó la rubia a su amiga - haz el examen, veras que es muy divertido.


Susan: Esta bien, lo haré - dijo aceptando el reto del test - pero antes, ¿cual es tu nombre? - le preguntó al chico frente a Ella.


Pinta Face: Mi nombre no importa, solo llámame chico de la cara pintada o pinta face, lo que se te haga mas fácil - esbozo una sonrisa. 


Después de lo que dijo pinta face respecto a su nombre, procedió a interrogar a Susan sobre quidditch. Al terminar el examen, Susan se sorprendió de todo lo que sabía sobre el deporte y sin darse cuenta ya se encontraba en las gradas del campo de quidditch junto a Penny y Pinta Face.


--En el Campo de Quidditch--


Susan: ¡Wow! mi primer partido de Quidditch - exclamo entusiasmada - y... y... está tan... ¿vacío? - dijo confundida mirando a su alrededor.


Penny: Je Je Je... este es un partido de practica Susan, por eso pudimos conseguir ta buenos asientos en la zona de Ravenclaw - explicó Penny a Susan.


Susan: Pero... si es un partido de practica... ¿porque está el comentarista en la cabina? - miró en dirección a la cabina del comentarista.


Penny: Se dice que es un gran fanático del quidditch y que comenta cada partido que hay, aunque sean solo de practica, lo hace por puro amor al deporte - dijo Penny satisfecha.


Susan observó una vez mas a la cabina del comentarista y puso su atención en el chico rubio que ahí se encontraba hablando; Ella ya lo había visto antes, Él rubio pertenecía a Ravenclaw como Ella, pero no había tenido oportunidad de dialogar con aquel chico.


Penny la sacó de sus pensamientos al hablarle sobre la Gran Skye Parkin, a quien había ido a apoyar hoy, Penny expresó su gran admiración por la estrella de quidditch  y junto a pinta face le explicaron que venia de una reconocida familia de jugadores de quidditch.


Cada vez que Susan tenia oportunidad volteaba a ver al comentarista, por alguna razón no podía dejar de verlo , algo en Él le llamaba mucho la atención; Al estar sumida en sus deducciones Susan no se percató que una bludger se dirigía hacia Ella.


Penny: ¡¡¡¡Susan cuidado!!!! - gritó frenética la rubia.


Susan solo se tapo la cara con sus brazos esperando el impacto de la bludger... pero una chica de cabello azul desvió el balón con un bate de golpeador, salvandola de una visita segura a la enfermería.


Todo parecía estar ya destinado...


Semana después de su encuentro con la bludger, Susan era oficialmente la nueva cazadora de Ravenclaw; ¿Como llego hasta ahí?... posterior a ser salvada por Skye Parkin, Susan busco a la cazadora para agradecerle y fue donde se enteró que había una vacante para cazadora de Ravenclaw; Animada por su amiga Penny y Pinta Face, Susan se embarcó en el viaje para convertirse en la nueva cazadora del equipo de su casa.


Fue entonces donde conoció oficialmente a Orión Amarí y a Murphy Mcnully su nuevo autoproclamado coach de quidditch, estratega y futuro gran comentarista. 


Susan y Murphy se volvieron amigos de inmediato, pues tenían muchas cosas en común, como el gusto por el ajedrez mágico y las ranas de chocolate, pero lo que los hacia mas a fines era el hecho de que ambos eran juzgados por lo que la gente veía externamente y no por quienes eran en realidad.


--En la Cabina del Comentarista--


Era un sábado muy temprano, pero Susan ya se encontraba despierta y lista para reunirse con Murphy en su habitual lugar de estudios de quidditch. Ella fue la primera en llegar a la cabina del comentarista; Sentada en la primera fila cerca del alto parlante Susan esperaba a su coach, durante ese tiempo leía Quidditch a Través de los Tiempos, esa era una de las tareas que Murphy le había encomendado.


Murphy: ¡Buenos Días mi pequeña cazadora! - retumbó la fuerte voz de Murphy por toda la cabina.


Susan salto un poco de su asiento al escuchar la estridente voz del comentarista, estaba tan inmersa en su lectura que no se percató del arribo de su coach a la cabina.


Susan: Buenos días Murphy - después de recuperar el aliento contesto sonriente Susan, colocando el libro sobre la banca y acercándose a su coach - ¿porque has tardado tanto? - le preguntó al mismo tiempo que le ofrecía un sándwich y un vaso con un líquido oscuro y humeante.


Murphy: Piedras... pedruscos... rocío y lluvia - divagó Murphy trasladándose al banco y tomando lo que la cazadora le dio - pero al fin llegué - sonrió nervioso evitando la mirada de Susan.


Susan lo observo detenidamente al mismo tiempo que comían su desayuno, percatándose que el comentarista llevaba una herida en su brazo izquierdo y el pantalón lleno de barro.


La noche anterior sobrevino una gran tormenta, los caminos de Hogwarts estaban más resbaladizos y fangosos de lo normal ; Así que Susan pudo deducir lo que le aconteció a Murphy en su trayecto del castillo hasta la cabina del comentarista. Seguro que en algún punto del camino Murphy perdió el equilibrio de su silla de ruedas resbalando y lastimándose en el proceso, pensó Susan. Pero claro Él no se lo diría tan fácil o más bien no se lo diría voluntariamente.


El chico era muy reservado en cuanto a su discapacidad y no habla de ello, prefería hablar de otros temas como quidditch, ajedrez mágico o estrategia antes que hablar de si mismo, Él era una persona muy independiente y siempre trataba de externarlo, Susan no lo había visto pedir ayuda en todo el tiempo que llevaban de conocerse, por esa razón Ella lo admiraba y respetaba mucho, pero no le gustaba ver a su amigo lastimado y cubierto de fango así que en esta ocasión decidió ofrecer su ayuda a Murphy aunque Él no la pidiera.


Susan: Murphy - llamó la atención del comentarista - puedo preguntar ¿que te pasó en el brazo izquierdo y por que estas lleno de fango? - lo interrogó sin mirarlo a los ojos para no incomodarlo o hacerlo sentir mal.


Murphy: Ajjjj... resbalé cuando venia para acá - resoplo profundamente - je je je... es gracioso por que solo suele suceder el 9.9% de las veces cuando llueve - trató de disimular lo avergonzado que estaba y molesto que se sentía consigo mismo por el hecho ocurrido.


Susan: No te preocupes Murphy, a todos nos suele pasar - dejo salir una ligera risita - si supieras todas las veces que me he caído, je je je es un milagro que pueda mantener mi equilibrio sobre la escoba - trato de hacer sentir mejor a Murphy.


Murphy: Je je je... si lo planteas de ese modo solo tendrías el 4.5% de probabilidades de mantenerte en tu escoba, pero vamos Susan eres la Gran Rompemaldiciones de Hogwarts y es bien sabido que todo lo que te propones lo consigues - elogio a su amiga y ambos se sonrieron - ajjj... volar en escoba... a de ser una gran experiencia - suspiró observando el horizonte.


Murphy le contó a Susan que su sueño siempre a sido ser un gran comentarista de quidditch y que nunca quiso ser jugador, pero al ver Susan la gran añoranza que había en el rostro del chico, Ella pudo entender que el hecho de que el no quisiera ser jugador de quidditch no significaba que Él no quisiera experimentar la sensación de un vuelo en escoba, después de todo eso era algo inefable y etéreo.


Susan: Murphy - puso su mano sobre la rodilla del comentarista, ella sabia que el comentarista no sentía su mano sobre Él pero para la chica significaba un gran gesto que Él la dejara hacerlo - ¿te gustaría acompañarme a volar alguno de estos días? - preguntó esperando que Murphy no se molestara.


Murphy: Eh... Yo... bueno si - susurró sonrojándose y tomando un sorbo del líquido negro que Susan le había dado - ¡delicioso! ¿que es esto? - trató de cambiar de tema, pues ya no podía cambiar la respuesta que dio.


Susan: Es café - sonrió a su coach por la respuesta que le dio - es una bebida tradicional muggle - le explicó cunado vio su cara de confusión al oír la palabra 'café', y como sabia que ya no podría regresar a la conversación anterior decidió actuar - Murphy préstame tu brazo izquierdo - le dijo tomando de la mano a Murphy y acercándola a Ella.


Murphy: ¿Para que...? - sintió un tirón en su brazo y no pudo terminar la pregunta.


Murphy solo vio a Susan sacar su varita agitarla y pronunciar algo que no entendió, posterior una luz salio de la punta de la varita de la bruja y de inmediato su brazo estaba curado.


Murphy:¡¿Que fue eso?! -exclamó sorprendido - ¿quien te lo enseñó?.


Susan: Mucho mejor; es un hechizo de sanación llamado Episkey, - le explicó guardando su varita - aun no lo vemos en clase, pero Madame Pomfrey me lo enseñó en primer año - detallo Susan.


Murphy: ¡Eres increíble!... digo... este... es un 95% increíble que sepas un hechizo avanzado, en realidad un 99.9% increíble - balbuceó Murphy - ¿como lograste que te lo enseñara?... ¿me lo puedes enseñar? - pregunto con ojos de venado deslumbrado por el autobús noctambulo - me serviría mucho.


Ambos entraron en un momento de Serendipia.


Susan: Con gusto te enseño el hechizo episkey  Murphy - le dijo viéndolo a los ojos y sonriendole - Madame Pomfrey me lo enseño cuando me ofrecí a ayudarla en la enfermería el año pasado - concluyo.


Susan y Murphy terminaron su desayuno en silencio disfrutando la maravillosa vista que tenían desde la cabina del comentarista. Cuando terminaron de comer iniciaron las clases de quidditch y estrategia; la clase podía durar desde 1 hora hasta mas de medio día, esta ocasión no fue excepción.


Al terminar la lección de ese día, Susan le contó a Murphy sus motivaciones para unirse al equipo de quidditch como la nueva cazadora de Ravenclaw.


Murphy: Entonces pequeña cazadora, decidiste unirte al equipo para alejarte de las bóvedas malditas, interesante - rascó su barbilla repasando lo que Susan le dijo.


Susan: Si Merph - fue la primera vez que lo llamó así - suspiró profundamente - mis padres me advirtieron que me alejara de ellas pero... - vacilo por un momento - quiero saber que le pasó a mi hermano - dijo calmada a pesar de no tener todas las respuesta que Ella quisiera.


Murphy: ¿Pero tu hermano no esta... esta...?... - El rubio batallo con las palabras - bueno tu sabes lo que dicen... que hay un 89.9% que Jacob este... ajjj... este... - no pudo decir la palabra y sintió vergüenza por insinuar ese hecho.


Susan: Muerto - terminó la frase y suspiró amargamente - si eso es lo que dicen, pero yo no lo creo - negó con la cabeza - por eso quiero saber lo que el hizo en su tiempo en Hogwarts - un atisbo de esperanza surgió de Ella. 


Murphy: Entiendo, si tuviera hermanos también querría saber lo que les pasa - estuvo de acuerdo con Susan palmeando el hombro de su amiga - si te puedo ayudar en algo Susan solo dímelo y con gusto te ayudaré - expreso con una sonrisa cálida y sincera.


Susan: Gracias Merph, lo aprecio en gran manera pero no me gustaría involucrarte en esta peligrosa búsqueda de mi hermano - esbozó una sonrisa tomando la mano de Murphy - ademas tu ya me estas ayudando mucho con el quidditch, esto me ha servido bastante para tomar distancia con las bóvedas y gracias a la estrategia que me has enseñado he podido hacer un nuevo plan para mi siguiente movimiento en la bóveda del hielo.


Continuaron platicando mas tiempo, hasta que una lechuza los interrumpió posándose en la barandilla de la cabina con una nota en el pico dirigida a Susan. De inmediato Susan se tensó y su rostro antes contento y alegre se volvió sombrío y lleno de preocupación.


Murphy:¿Estas bien Susan? - movió su cuerpo mas cerca de ella para ver su rostro - ¿que dice la nota? - trató de leer lo que estaba escrito en ella.


Susan: El Profesor Flitwick quiere verme - tomó sus cosas las guardo y se puso de pie - creo que mis padres están en el castillo - empezó a caminar a la escalera aun con expresión sombría - te veo después Merph - intentó poner su mano en el hombro de su coach pero le temblaba mucho para hacerlo.


Murphy: ¿Tus padres? exclamó sorprendido y percatándose de lo nerviosa que Susan estaba - pero no te has metido en problemas - recogió sus cosas y se traslado a su silla lo más rápido que pudo para rodar tras Susan - espera voy contigo.


Susan: Gracias Merph - disminuyó su paso para esperar a Murphy.


--Camino al Saló de Encantamientos--


Susan caminaba asustada y nerviosa, no sabía ha que habían ido sus padres al colegio, pero estaba consciente que al menos recibiría una reprensión de su parte por andar investigando las bóvedas malditas.  


Murphy: Susan tranquila estaré a tu lado cuando veas a tus padres - le dijo alcanzando la mano de Susan para que se detuviera por un instante; Susan lo volteo a ver - y les diré lo buen estudiante y cazadora que eres - le dio un besito en la mano. 


Susan: Gracias Merph, pero mis padres pueden ser muy estrictos y no escuchar razones - retomaron el camino - ademas supongo que querrán estar solos cuando me regañen por lo que he hecho - dijo con resignación en voz y cara.


Los padres de Susan eran una famosa pareja de Magizoologos que trabajaban en conjunto con el gran Newt Scamander y tenían su propia reserva natural donde Susan y su hermano habían crecido.


--En el Salón de Encantamientos--


Toc... Toc... llamó Susan a la puerta; todo lo que Ella quería hacer era salir corriendo, no lo hizo porque Murphy la sostenía de la mano, pero ganas no le faltaban para salir huyendo, después de todo Murphy no la sujetaba con tanta fuerza así que podía librarse fácilmente de su agarre pero decidió enfrentar lo que sea que viniera.


Susan: ¿Podemos pasar? - dijo nerviosa, abriendo la puerta, dándole paso a Murphy y entrando detrás de Él; Como si de esa forma estuviera a salvo del regaño de sus padres.


Flitwick: Ah, Señorita Aquetzali, Joven Mcnully adelante entren - dijo el profesor con su característica voz aguda - no esperaba que viniera acompañada Aquetzali - dirigiéndole una mirada al chico rubio.


Murphy: Estábamos estudiando estrategia de quidditch profesor - hablo primero Murphy - y como Susan dijo que sus padres estaban a aquí en Hogwarts quise conocerlos - dijo mirando a la pareja junto al profesor. - Mucho gusto soy Murphy Mcnully, el próximo gran Comentarista de quidditch, amigo de Susan y su tutor de quidditch - les tendió la mano para saludarlos.


Los padres de Susan miraron escrutadoramente a Murphy mientras regresaban el saludo, la mamá de Susan era una Señora de estatura media, tes morena, cabello negro ébano ondulado y semblante estricto en cambio el papá era alto, de tes pálida, cabello castaño oscuro y de un semblante más neutral.


Christopher: Mucho gusto jovencito, Christopher Aquetzali a tu servicio - hizo una reverencia digna de todo una caballero - Ella es mi esposa Sonia Aquetzali - señaló a la mujer a su lado con gran orgullo.


Sonia: También es un placer para mi conocerte - hizo una reverencia digna de una dama al igual que su esposo - gracias por cuidar a nuestra imprudente hija - miro a Susan fríamente.


Christopher: Y tu jovencita, no saludas a tus padres - le dijo con una sonrisa en su rostro.


Los padres de Susan no solo eran reconocidos magizoologos, también eran aristócratas dentro de la comunidad muggle, es decir tenían influencias en el mundo no mágico que les ayudaba a mantener segura su reserva natural de animales fantásticos, por eso tanta reverencia al hablar y actuar.


Susan se acercó a sus padres e hizo una reverencia para saludarlos dándoles un beso a cada uno. 


Susan: Que gusto verlos padres - sonrió nerviosa - ¿que los trae al colegio? - pregunto sin querer saber la respuesta al ver un pergamino en las manos de su mamá - creí que estaban en la India - retrocedió hasta estar a unos centímetros mas cerca de Murphy quien la tomó disimuladamente de su mano.


Sonia: Creo que ya sabes la respuesta a eso Susan - le dijo tajante - nos han informado de tu mal comportamiento y tu obsesiva búsqueda de las bóvedas malditas - Sonia tenia una mirada severa sobre Susan.


Susan solo sintió un hueco en el estomago y deseo salir corriendo de ahí, pero sintió como Murphy apretaba ligeramente su mano, como diciendo 'no estas sola, yo estoy de tu lado', lo cual hizo que Susan se mantuviera de pie con la mirada puesta en sus padres. Ella sabia que el enojo de sus padres estaba justificado, pero aun así quería saber mas sobre su hermano y no solo conformarse con lo que le habían dicho.


Christopher: Profesor Flitwick ¿nos daría un momento a solas con nuestra hija? por favor - miró a Murphy.


Flitwick: Por supuesto, estaré en mi oficina por si necesitan algo, joven Mcnully venga - le indicó al chico rubio que saliera del salón.


Murphy: Te espero afuera del salón Susan para ir a comer - le volvió a dar un apretonsito en la mano - fue un gusto conocerlos Señores Aquetzali - se dio la vuelta y rodó fuera del salón.


Susan lo miró y asintió con la cabeza. Cuando estuvieron solos la chica sintió como todo su cuerpo se tensaba y el nudo en su estomago se intensificaba...


Sonia: ¡¡¡EN QUE DIABLOS ESTAS PENSANDO SUSAN!!! - retumbó su voz colérica por todo el salón; Susan solo había visto a su mamá así de enojada el día que Jacob fue expulsado del colegio - te dijimos explicitamente lo que pasaría si cometías las mismas tonterías que tu hermano - miro a su esposo - y aquí estas, siendo igual de irracional que Jacob - resoplo con enfado.


Christopher: Susan, Susan, Susan, pequeña embustera - dijo decepcionado - donde quedaron esas promesas que hiciste cuando aceptamos que vinieras a Hogwarts - suspiró - cuando te eligieron en Ravenclaw como a tu hermano, supuse que serias mas sabia que Él, pero ya veo que también has sido una peonza al igual que Jacob - la tomó de los hombros - has roto nuestro acuerdo y esto tiene consecuencias, iras a tu dormitorio y traerás tus cosas, hoy mismo regresas a casa con nosotros - concluyó.


Susan no podía creer lo que estaba pasando, todavía que llamaban tonto a su hermano y a ella embustera, sus padres habían ido por Ella para llevársela de Hogwarts. Susan sintió que una chispa se encendía dentro de Ella, como dejaría a su hermano ahora que sospechaba seguía con vida y que probablemente las respuestas estuvieran en las bóvedas...


Susan: ¡No me quiero ir! - levantó la voz Susan - Hogwarts es mi casa, aquí están mis amigos, tengo buenas notas, excelentes notas - recalco Ella- soy la nueva cazadora de Ravenclaw - se trató de justificar, pero no pudo resistir las ganas de llorar.


Sonia: En eso debiste pensar Señorita cuando decidiste hacer lo mismo que tu hermano - la fulminó con la mirada.


Susan: Yo solo quería saber donde esta mi hermano - retó a su mamá con la mirada - saber lo que pasó.


Christopher: ¡Susan! - levantó la voz para llamarle la atención - ya sabes lo que le pasó a Jacob y la consecuencia que tuvo, ahora el esta muerto - dijo crudamente.


Susan: ¡No es cierto!, ¡Jacob no está muerto! - Susan gritó - no esta muerto, Él... -Susan lloraba en este punto - Él prometió que volvería... no esta muerto... puede oír su voz y como me llamaba - dijo esto ultimo en un susurro ahogado...


Christopher y Sonia se vieron el uno al otro, como si supieran algo más  que su hija ignoraba.


Christopher: Se que extrañas a tu hermano - le dijo poniéndose a la altura de ella - pero Jacob no volverá.


Sonia: Susan se que es difícil aceptarlo - dijo con voz mas comprensible - tú no solo perdiste a tu hermano - la miró a los ojos - nosotros perdimos a un hijo también - abrazó a Susan.


Madre e hija se abrazaron y Susan lloró amargamente...


Susan: No quiero irme de Hogwarts, es lo único que me une a mi hermano - Susan suplicó a sus padres - además aquí tengo buenos amigos y no puedo ser irresponsable y abandonar al equipo de quidditch cuando el primer partido entre casas se acerca - les dijo esperando que eso fuera suficiente para convencer a sus padres.


Christopher y Sonia hablaron entre ellos un largo rato, discutían que sería lo mejor para su hija, dejarla en Hogwarts o llevarla de vuelta a casa.


Sonia: Susan acércate - dijo a su hija para que se reuniera con ellos - tu padre y yo hemos decidido que puedes quedarte en Hogwarts - Susan saltó de alegría y abrazó a su mamá - pero si vuelves a meterte en problemas te iras de regreso a casa jovencita - sentenció su mamá.


Susan: ¡Muchas gracias! - grito mientras saltaba de alegría.


Christopher: Vendremos a todos tus partidos oficiales de quidditch para cerciorarnos que no lo estés usando como pretexto - le dijo a su hija - ahora ya te puedes ir, seguramente tu amigo te esta esperando.


Susan: Muchas gracias - hizo una reverencia a sus padres y se dirigió feliz al pasillo donde Murphy la esperaba.


Al salir del salón, Susan se sorprendió ante lo que vio; todos sus amigos estaban esperándola fuera del salón, Rowan, Tulip, Penny, Skye, Ben, Bill, Charlie, Tonks, Orión, Pinta Face y Murphy.


Susan: ¿Pero que hacen aquí? - preguntó sorprendida mientras todos la abrazaban.


Rowan: Murphy nos fue a buscar al Gran Comedor y nos dijo que necesitabas nuestro apoyo - dijo Rowan abrazándola con fuerza.


Bill: Y aquí estamos para apoyarte Susan - la cargó girando con ella.


Susan: Gracias a todos por estar aquí - Susan lloró una vez mas.


Orión: Entonces pequeña cazadora, ¿compartirás los cielos conmigo y el equipo en la cruzada que esta por llegar? - dijo Orión con su peculiar orionismo.


Susan: Sí Orión - afirmó Susan - me quedo en Hogwarts.


Todos los amigos de Susan vitorearon al unisono y la rodearon en un circulo.


Los padres de Susan oyeron el escándalo y salieron a ver lo que pasaba. Se maravillaron al ver la escena que pasaba frente a sus ojos.


Flitwick: Su hija a hecho muchos amigos y se ha ganado el cariño de ellos - dijo mirando a los padres de Susan - pero también se ha ganado el aprecio de sus profesores, la profesora Mcgonagall le da clases privadas de transformaciones y su servidor la entrena en el arte el duelo.


Sonia: Es amable de su parte - dijo seriamente - pero esa no es la razón de dejarla seguir en el colegio - observó a su hija.


Flitwick: Lo sé - exclamó el profesor - Susan es legeremante como su hermano, lo supe desde que la vi entrar el año pasado en la ceremonia de selección de casas - observó a Susan - y eso la pondrá en el mismo camino que Jacob - miro a la pareja - lo queramos o no.


Christopher: Y por eso profesor Ella debe estar lista para hacerle frente, pero aun no debe saber que es legeremante al igual que su hermano - hizo contacto visual con Flitwick.


Flitwick: Ahí está tu mirada Slytherin característica Lennox - le devolvió la mirada a Christopher llamándolo por su apellido de soltero - tu hija es Ravenclaw pero también lleva grabado Slytherin en las venas - rió ligeramente.


Sonia: Confío en que le enseñará bien a mi hija a defenderse profesor - observó a su hija mientras se alejaba con sus amigos.


Flitwick: Descuida Aquetzali, le enseñaré a defenderse y a defender a sus seres queridos - el profesor Flitwick se retiro a su oficina.


Los padres de Susan se fueron de Hogwarts, pero no sin antes advertir una vez mas a su hija de que se alejara de las bóvedas malditas.


--En la Sala Común--


Después de todo el alboroto del día Susan solo quería ir a dormir, pero sabía que no podría hacerlos hasta hablar con Murphy, sin Él no habría tenido el valor de ver a sus padres y sus amigos no habrían estado con ella. Susan buscó a Murphy en la sala común y lo vio leyendo un libro junto a la estatua de Rowena.


Susan: Merph, te he buscado desde hace un rato - dijo Susan acercando una silla al lado de Murphy y sentándose.


Murphy: Pues ya me encontraste Susan - la miró con alegría en su rostro - dime que sucede.


Susan: Sucede que quiero darte las gracias por el día de hoy - sujetó la mano de Murphy y recostó su cabeza sobre el hombro de su coach - sino hubieses estado a mi lado no habría tenido el valor de ver a mis padres - sonrió a Murphy - habría huido al estar frente al salón de encantamientos.


Murphy: Vaya... vaya... hasta la rompemaldiciones de Hogwarts tiene miedo a sus padres - rió ligeramente - oye y ¿cual es esa consecuencia de la que tus padres hablaban? - preguntó curiosamente.


Susan: Así que Pinta Face lo hizo - dijo mas para si misma que para Murphy - escuela muggle - contesto no muy animada - antes de venir a Hogwarts mis padres me mandaron a una escuela muggle con la familia de mi mamá, ese era el plan de ellos para mi - explicó mas detalladamente a Murphy que la oía con mucha fascinación - pero al estar en norte américa recibí una carta de admisión para Ilvermorny la escuela de magia Estadounidense donde mi mamá estudio.


Murphy: ¿Tu mamá estudió en Ilvermorny? - dijo sorprendido - yo pensé que tus padres eran escoceses, ambos - dijo Susan.


Susan: Mi padre lo es, mi mamá es de México y como México es parte de norte américa le correspondía estudiar en Ilvermorny, por eso también fui admitida en aquella escuela - explicó cada detalle.


Murphy: Si querían alejarte de las bóvedas ¿porque no te enviaron a Ilvermorny? - preguntó analizando la información.


Susan: Fue por mi abuela paterna que estoy en Hogwarts, la verdad no se como logró convencerlos, supongo que mi abuela pensó que sería seleccionada en Slytherin como mi papá y ella, pues me han dicho que me parezco mas a la familia de mi papá - sacó dos paquetitos de ranas de chocolate y ofreció uno a Murphy. 


Murphy: Bueno no importa como haya sido - dijo tomando la rana de chocolate - me alegra que hayas venido a Hogwarts, porque así pude conocerte - sonrió a la chica a su lado.


Susan: A mi también me alegra de estar en Hogwarts, porque pude conocerte - Susan sonrió y volvió a recargar su cabeza en el hombro de Murphy.


Susan y Murphy hablaron largo rato, hasta que todos se fueron a dormir y solo quedaban ellos dos solos en la sala común.


Susan: Y esa es toda mi historia en la escuela muggle, Sr. Murphy - dijo Susan estirándose y volviéndose a acomodar en el asiento.


Murphy: ¡Wow! que asombrosa aventura muggle Susan - le dijo el chico estirándose de igual modo.


Susan: Cierto Merph, ¿como esta tu brazo? - dijo examinando a su amigo.


Murphy: 100% curado Susan - movió su brazo frente a Ella.


Susan: Sino tienes otra herida que deba curar, te enseñaré el hechizo episkey - dio un salto y se puso de pie frente a Murphy.


Pasaron otros minutos mas y Susan ya había instruido a Murphy en el hechizo de sanación. 


Murphy: Gracias Susan, esto me ahorrará muchas visitas a la enfermería - guardo su varita sonriendole a Susan.


Susan: De nada Merph, pero si llegas a necesitar mas ayuda dímelo que con gusto te ayudaré - miro a su coach y le dio un besito en la frente.


Murphy: ¿Porque me llamas Merph? Susan - le preguntó pasando sus dedos entre el cabello de Susan que bailoteaba frente a Él.


Susan: Bueno, porque eres mi amigo, un amigo muy especial para mi y así siento que es mas personal la manera de expresar mi cariño hacia ti - lo miro a los ojos - te quiero Merph - dejó de hablar y se sonrojo.


Murphy: Yo también te quiero Susan - se sonrojo el chico - te haz convertido en una gran y valiosa amiga para mi.


Susan y Murphy se observaron un rato, posteriormente Murphy acompaño a Susan a la puerta de su dormitorio, se dieron las buenas noches y Susan abrazó una vez mas a Murphy agradeciéndole por todo su apoyo.

Hogwarts is Here © 2022
HogwartsIsHere.com was made for fans, by fans, and is not endorsed or supported directly or indirectly with Warner Bros. Entertainment, JK Rowling, Wizarding World Digital, or any of the official Harry Potter trademark/right holders.
Powered by minerva-b